Adiós Castañera de Gràcia

Cuando llega el mes de noviembre es fácil encontrar a un niño mirando embelesado el fuego y las manos arrugadas de una castañera asando castañas. Este año el pequeño iba con pantalón corto y le preguntaba a su madre si podía merendar un helado de fresa.

La Sra. Engràcia, como cada año, ha montado su «paradita», ha hecho las castañas a fuego de brasa, ha puesto siete y sólo siete en cada cucurucho de papel. Pero las siete castañas se han quedado en los cucuruchos de papel, se han enfriado y el niño ha pasado por delante del fuego sin mirarlo.

¿Qué nos está pasando? Hemos vivido una Castañada diferente, sin capas, ni pañuelos grandes. Los niños ya no comen castañas, ahora se visten con ropas rotas, se pintan la cara de blanco y rojo, como si estuvieran ensangrentados. La Sra. Engràcia, nuestra castañera, se lleva las manos a la cabeza… ¿Qué será de ella si el mes noviembre se llena de imágenes terroríficas y calabazas? ¿Cómo podrá vender las castañas si sigue esto que llaman cambio climático?

Aquí en la residencia La Vostra Llar Gràcia de Barcelona hemos acogido a la castañera. Hemos bailado, hemos escuchado la leyenda y hemos comido sus castañas y boniatos hechos al fuego de las brasas… Como siempre, la gente mayor puede con todo y, por eso, la castañera un año más luce como nunca. Esperemos que esta tradición tan bonita continúe y siga enamorando la mirada de los más pequeños y de los más grandes.

¿Quiere saber más?

Si desea información sobre el grupo La Vostra Llar, rellene el siguiente formulario y daremos respuesta a su consulta a la mayor brevedad posible.

Contacta con nosotros y te informaremos de las ofertas disponibles