Trabaja con nosotros
Si desea más información acerca de nuestras residencias para personas mayores, contáctenos al
93 012 92 81

Conducir en la tercera edad

Vivimos en una sociedad dónde la pirámide demográfica se ha invertido, la esperanza de vida ha aumentado y también la calidad de vida. Dichos hechos favorecen el crecimiento de una población envejecida. La vejez no es nada más que la etapa en la que el ser humano culmina la edad adulta, alcanza la madurez y busca un nuevo proyecto de vida.

Teniendo en cuenta que vivimos en un mundo globalizado y, por tanto, mecanizado, el transporte es un elemento clave en nuestro día a día, concretamente los vehículos particulares nos facilitan los desplazamientos de una manera confortable y sencilla. Sin embargo, conviene no olvidar la contaminación que éstos producen.

Conducir

Conducir tiene que ser un hecho responsable, dónde el individuo que ejerce dicha acción sea consciente de que, si realiza una mala praxis, puede dañar a otros o a él mismo.

Por este motivo, es imprescindible poner siempre los cinco sentidos al volante, con la finalidad de detectar los peligros que pueden aparecer en la carretera y, consecuentemente, que la persona pueda reaccionar adecuadamente.

Frenar, no distraerse, guardar las distancias, ser consciente del estado del vehículo, etc., en definitiva, realizar una conducción responsable, minuciosa y adecuada.

Conducción responsable

Para llevar a cabo una conducción responsable es preciso tener en cuenta lo siguiente:

  • Tener el permiso de conducir renovado.
  • El vehículo debe pasar los exámenes pertinentes (ITV, seguros,etc.) en las fechas indicadas para garantizar el buen funcionamiento del automóvil.
  • Descansar con frecuencia.
  • Estar informado de los cambios de la normativa vial.
  • En caso de tomar medicamentos, debe consultar al médico si éstos tienen efectos secundarios que le impidan una atención activa al volante.
  • Ser capaz de detectar dificultades durante la conducción (invasión de otros carriles, tiempo en recorrer distancias, detección de peligros y amenazas en la vía, etc.). En caso de que las detecte, debe tomar las medidas pertinentes.

¿A qué edad se tiene que dejar de conducir?

Desde el grupo de residencias y centros de día La Vostra Llar, consideramos que la pregunta no es a qué edad se tiene que dejar de conducir, sino en qué momento o a tenor de qué estado de salud el individuo no debe ponerse al frente de un vehículo.

La respuesta sería la siguiente: cuando la persona no tenga la capacidad para cumplir las acciones enumeradas anteriormente, independientemente de los factores que determinen dicha incapacidad (ya sea por enfermedad, malestar emocional, problema económico, etc.). La persona siempre tiene que ser capaz de realizar una conducción responsable en el marco de la seguridad vial.

Deja tu comentario