Los requisitos para ingresar en un centro residencial público o privado son los siguientes:

3.1 Requisitos para acceder a centros públicos y privados:

La persona tiene que tener 65 años o más, aunque existen excepciones tramitadas desde diferentes instituciones o programas.

Personas que padecen, por ejemplo, algún trastorno mental, situación de desamparo, violaciones de derechos, maltratos o abusos, y no pueden acceder al servicio pertinente por falta de disponibilidad u otras causas, podrían ser derivadas desde Servicios Sociales Básicos a un centro residencial, aunque no tengan 65 años,

Hay que aportar la documentación pertinente que solicite el centro, que habitualmente es la siguiente: DNI de la persona que va a realizar el ingreso en el centro, DNI de los familiares o tutores/as responsables, número de cuenta bancaria, reconocimiento de grado de dependencia, en caso de que la persona disponga de éste, CIP o tarjeta sanitaria, receta electrónica e informe médico, además de una serie de datos acerca de la historia social de la persona.

3.2 Para acceder a un centro residencial público la persona tiene que tener concedido un grado superior aI o grado de dependencia moderada (es decir, se trata de una persona que necesita ayuda para realizar diferentes actividades básicas de la vida diaria, al menos una vez al día, o tiene necesidad de ayuda intermitente o limitada en su autonomía personal). En este caso, la persona tiene que haber obtenido más de 49 puntos en el informe que recoge la puntuación específica y que determina el grado de dependencia de la persona y, consecuentemente, las prestaciones o servicios a los que puede optar a causa de su estado de salud.

Otro requisito para acceder a un centro residencial público es que la persona no puede estar cobrando una prestación vinculada. Esta prestación económica es periódica y tiene la finalidad de contribuir a la financiación del servicio de atención asistencial, atención diurna (centro de día) o bien de ayuda a domicilio.

3.3 Para acceder a un centro residencial privado No es necesario que la persona tenga asignado un grado de dependencia. El acceso es más fácil y directo. Si hay plaza libre puede ocuparla.