Cursos y actividades ideales para seguir aprendiendo en la vejez

El aprendizaje es la adquisición de conocimiento mediante el estudio o la experiencia. A través de la interacción y la relación social aprendemos constantemente, independientemente de nuestra edad, etnia, procedencia, etc. Aprender nos hace crecer, nos motiva, hace que nuestras capacidades cognitivas se ejerciten y nos ayuda a adaptarnos a las nuevas situaciones, retos, adversidades…, que se nos presentan en la vida cotidiana.

La vejez es la etapa del desarrollo donde el ser humano finaliza los retos del mercado laboral, ya que se jubila, por tanto dispone de más tiempo libre. Este tiempo es importante invertirlo, para no frustrarse o estancarse. Hay que aprender a hacerlo y crear un nuevo proyecto vital donde invertir todo este tiempo, por eso es importante realizar actividades de interés que beneficien a la persona psíquica y físicamente.

Durante la vejez podría ser interesante, beneficioso y gratificante:

  • la universidad para las personas mayores, programas creados especialmente para este colectivo. Dirigidos a enriquecer a la persona mediante el conocimiento, la reflexión y la cultura. Estas instituciones educativas las podemos encontrar en comunidades autónomas como Barcelona, ​​Madrid, Valencia, etc.
  • Cursos de lenguas, para aprender o perfeccionar  una lengua. Enriquecernos en este campo es importante, ya que la lengua es el motor del individuo, mediante ésta somos capaces de razonar, crear signos y comunicarnos.
  • Cursos de informática. El hecho de aprender este recurso potencia la inclusión de la persona en la sociedad globalizada en la que vivimos. Además, favorece el acercamiento de las personas mayores a los miembros más jóvenes del núcleo familiar y, de la misma manera, a adquirir de ellos conocimientos en Internet o informática.
  • Actividades deportivas. Pilates o Yoga. Mediante diferentes técnicas la persona estudia y aprende de su cuerpo y su mente. Es un recurso ideal para reencontrarse con uno mismo y profundizar en el autoconocimiento y autocontrol.
  • Actividades de danza. El baile es terapéutico, estimula sensorialmente a la persona que lo practica, «es socializador, placentero y gratificante para la autoestima» (Padilla y Zurdo, 2002, p.3). Además, tiene una aplicación creativa, que incorpora «una dimensión de desarrollo personal que tiene lugar a través de acciones gratificantes que se realizan por la misma voluntad, haciendo que la persona sea mejor en cualquier aspecto» (Cuenca, 2000, citado en Padilla y Zurdo, 2002, p.3). También tiene beneficios en cuanto a la autoimagen, ya que mejora y potencia la aceptación y el conocimiento del propio cuerpo.

Existe un gran abanico de actividades para realizar durante el tiempo libre, pero lo realmente importante no es la actividad en si, sino los beneficios que ésta te produzca, conocer gente, sentirse parte, formar parte, vivir experiencias, emocionarse…

Sobre todo, debemos tener muy presente que nunca se es demasiado mayor para hacer lo que se quiere y tampoco para disfrutar. Debemos romper con el estereotipo de que ser mayor es malo o triste, para hacerlo no hay mejor manera que disfrutar de la vida, aprender, experimentar, realizar nuevas actividades y tener siempre expectativas.

BIBLIOGRAFÍA

Padilla, C. y Zurdo, R. (2002). Danza: una oferta de ocio para adolescentes. Actas del III Congreso Internacional de Educación Física: Educación Física, Ocio y Recreación. CEP de Cádiz., 603-611. Recuperado de: http://www.xarnalot.com/expresiva/wp-content/uploads/2015/02/X006_Danza_oferta_ocio.pdf

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres saber más?

Si desea información sobre el grupo La Vostra Llar, rellene el siguiente formulario y daremos respuesta a su consulta en la mayor brevedad posible.