Diversidad de formas y colores, pero [email protected] forman parte de este mundo

“Todo análisis de la discapacidad exige tener en cuenta a los sujetos con discapacidad, pero no son sólo estos los que deben intervenir. No son cuestiones que afectan sólo a estos colectivos, la cuestión de la discapacidad afecta tanto a las personas con discapacidad como a los que podríamos denominar como capacitados”. (Peces-Barba, 2005)   

Muchas veces no somos conscientes de la realidad que nos rodea, el individuo en algunos aspectos es egoísta y, por tanto, no asume su responsabilidad. En el caso de las personas con diversidad funcional, ya sea física o mental, tenemos que entender que su completa integración depende de la propia persona, de su familia, de su entorno y, por supuesto, de toda la sociedad.

Por lo tanto, la comunidad en su conjunto tiene que aprender a convivir con personas con necesidades especiales, dar el máximo apoyo para que consigan superar sus límites, prestar ayuda y ofrecer oportunidades para que puedan desarrollar todas sus habilidades y disfrutar de una vida plena.

La imagen de la mariposa refleja esta gran diversidad de formas y colores, todas son diferentes y únicas. No por tener unas grandes alas o ser éstas asimétricas las excluiremos de la biosfera, sino que todas y cada una de ellas son imprescindibles, tienen su esencia especial y son igual de importantes.

Más allá de esta imagen, hemos querido mostrar una realidad que muchas veces queda escondida detrás del escenario. Todas las personas funcionamos de forma diferente y necesitamos del entorno para poder desarrollarnos y, a la vez, a lo largo de la vida vamos modificando nuestra forma de funcionar. Por lo tanto, cuando estas diferencias funcionales, respecto el estándar normativo que tiene la sociedad, interactúan con un medio social no accesible para estas personas, de alguna manera se van creando barreras y la persona sufre discriminación y desigualdad de oportunidades.

Podríamos empezar por aquello que nos hace iguales y tener muy en cuenta los conceptos de respeto y empatía.

Hay que acompañar a las personas con diversidad funcional en su proceso vital y proporcionar los recursos necesarios para que puedan desarrollar todas sus potencialidades. Como sociedad hay que llevar a cabo una práctica inclusiva que les permita abrir sus alas y avanzar en el camino de la vida.

¿Quiere saber más?

Si desea información sobre el grupo La Vostra Llar, rellene el siguiente formulario y daremos respuesta a su consulta a la mayor brevedad posible.

Contacta con nosotros y te informaremos de las ofertas disponibles