¿Qué es la salud mental?

La OMS en 2001 define la salud mental como un estado de bienestar en el cual el individuo se da cuenta de sus propias aptitudes, puede afrontar las presiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad.

¿Qué es el Alzheimer?

Entendemos, por tanto, que si a una persona se le diagnostica Alzheimer no tiene una salud mental adecuada y/o de calidad, puesto que:

La enfermedad de Alzheimer es la forma más frecuente de demencia y afecta al 60-80% de los casos de demencia. Se trata de una enfermedad irreversible y degenerativa del cerebro que afecta progresivamente a la memoria y a la capacidad de pensar, hasta llevar, finalmente, a la incapacidad de la persona para llevar a cabo las tareas más simples. El principal factor de riesgo conocido es la edad avanzada y la probabilidad de desarrollar la enfermedad se duplica cada cinco años a partir de los 65 años. Después de los 85 años, el riesgo alcanza casi el 50%.

(La enfermedad de Alzheimer,2015:1)

Síntomas del Alzheimer

Según la información extraída de la web oficial de la asociación de Alzheimer de Chicago (2016), algunos de los síntomas del Alzheimer son los siguientes:

  • Pérdida de la memoria que interfiere en la vida cotidiana.
  • Dificultades para planificar y/o resolver problemas.
  • Dificultades para completar tareas rutinarias del hogar, trabajo o relacionadas con el ocio.
  • Pérdida de la orientación temporal y/o espacial.
  • Problemas en el lenguaje hablado y escrito.
  • Cambios de humor y/o personalidad…

 

¿Qué podemos hacer para afrontar el diagnóstico de Alzheimer en nosotros mismos o en una persona cercana?

Es evidente que el primer paso es asesorarnos y tratarnos por personal médico cualificado. Pero también es cierto que factores como nuestra socialización, rutinas, hábitos, ABVD, etc., pueden tener una gran influencia en la parada, mantenimiento y/o evolución del diagnóstico. Por lo tanto, enunciaremos diferentes aspectos y/o recursos a trabajar en uno mismo o en el otro, los cuales pueden influir en el beneficio o perjuicio de la persona. Aspectos que fueron descritos por la salud mental positiva de Jahoda en 1958:

  • Actitud positiva hacia uno mismo.
  • Integración (identidad estable en los diferentes contextos y roles de la vida).
  • Autonomía (capacidad de autorregulación de los estados propios, cognitivos y emocionales).
  • Crecimiento personal (capacidad para desarrollar competencias personales).
  • Percepción apropiada de la realidad.
  • Manejar el entorno y ser empático con los otros.

 

Estos aspectos pueden favorecer el bienestar y la salud mental del individuo. Así pues, consideramos que se tiene que trabajar para hacer consciente a la persona, para que su salud mental se mantenga y/o mejore. En los centros de día y residencias de ancianos La Vostra Llar, el equipo multidisciplinario planifica una atención directa en cada individuo, teniendo en cuenta el favorecimiento de los aspectos anteriores y a su vez el bienestar integral.

BIBLIOGRAFÍA

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres saber más?

Si desea información sobre el grupo La Vostra Llar, rellene el siguiente formulario y daremos respuesta a su consulta en la mayor brevedad posible.