Trabaja con nosotros
Si desea más información acerca de nuestras residencias para personas mayores, contáctenos al
93 012 92 81

Los primeros días en un geriátrico. ¿Qué es el proceso de adaptación? ¿Sería acertado empezar por un ingreso en un centro de día? ¿En qué casos?

Cada persona es única e irrepetible, por lo tanto, cada situación es singular. En nuestros centros consideramos que el periodo habitual de adaptación en un geriátrico oscila entre uno y tres meses naturales.

Cualquier proceso de adaptación se basa en la facilidad del individuo para integrarse a su nuevo entorno:

La facilidad de adaptación que tenga el individuo a su entorno logrará hacer que éste cumpla con los requerimientos necesarios para su proyección y sustentación en el tiempo. (Rickter, Valenzuela, s.d ,p.4)

Así pues, cuando la persona ingresa en un centro residencial se produce un cambio del hogar ordinario a un hogar institucionalizado donde aparecen nuevos hábitos, nuevas normas, nuevas situaciones y nuevos retos.

Un nuevo hábito requiere, por parte de la persona, un gran esfuerzo, y éste deberá cumplir con los requerimientos mínimos para lograr su aprendizaje y posterior repetición. (Rickter, Valenzuela, s.d ,p.4)

De esta manera, cada individuo se esforzará mediante sus herramientas personales. La residencia y la familia o núcleo familiar le deberán propiciar condiciones óptimas que faciliten el aprendizaje de estos nuevos hábitos para su posterior integración en el centro.

Sería adecuado empezar por un centro de día si la persona, los profesionales y los familiares lo valoran y lo determinan favorable para su adaptación. Es cierto que el hecho de ingresar en un primer momento en un centro de día conllevará una adaptación más gradual que ingresar en un centro residencial.