Salvador Macip: «La única manera de salir de esta pandemia es la vacuna»

Salvador Macip, médico doctorado en genética molecular e investigador de la Universidad de Leicester (Reino Unido), se reunió el pasado día 4 de enero vía zoom con los centros residenciales La Vostra Llar para solventar todas las dudas respecto a la vacuna contra la Covid-19.

Pese a la insistencia de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) en que las vacunas son seguras porque siguen unos estrictos protocolos y los criterios con los que se evalúan son iguales de rigurosos que con cualquier otro medicamento o vacuna, la rapidez en su desarrollo ha generado incertidumbre e inquietud.

«Se han conseguido muy rápido porque se han invertido esfuerzos y dinero como no se había hecho nunca antes. Lo que se ha demostrado es que podemos ir más rápido de lo que íbamos antes. Se ha reducido la parte burocrática, que antes era de meses, a días, ha habido una colaboración internacional, se han podido hacer estudios clínicos masivos y el virus ha sufrido pocas variaciones. Todo ello ha permitido ser más rápidos, pero igual de rigurosos, por lo que la rapidez no puede ser un motivo de preocupación», comentaba el Dr. Macip.

«Las vacunas contra el Covid-19 no son peligrosas o, dicho de otra forma, no son más peligrosas que cualquier otra vacuna y vacunarse es la única manera de salir de esta pandemia».

El compromiso del Dr. Macip con la divulgación científica y la salud pública le ha llevado a convertirse en un referente para concienciar a la población sobre la importancia de la vacunación contra la Covid-19 y responder a los interrogantes sobre su seguridad y eficacia.

¿Las vacunas pueden provocar problemas a largo plazo?

«No hay ninguna vacuna en la historia que haya provocado secuelas o consecuencias a largo plazo. Las vacunas lo que hacen es provocar una respuesta inmune, sí ésta es exagerada o no es la adecuada, se sabe inmediatamente. Si una vacuna provoca complicaciones lo hace a corto plazo y ya se habría visto en los estudios clínicos».

¿Qué porcentaje de inmunidad tiene que haber en la población para poder combatir el Covid?

«La cifra exacta no se sabe, aunque para conseguir que la pandemia deje de ser pandemia hay que conseguir la inmunidad de grupo y que se vacune la mayor parte de la población. El virus no desaparecerá (sólo se han conseguido eliminar dos virus en la historia de la humanidad -el de la viruela y el de la peste bovina-), pero, aunque siga circulando, se conseguirá que sólo haya brotes aislados y controlables, siempre y cuando se vacune una parte muy importante de la población. Se comenzó diciendo que sería necesario que se vacunara entre un 60% y un 70% de la población mundial, pero ahora diferentes estudios apuntan que sería necesario que entre un 90% y un 95% de la población mundial se vacunara. No sirve pensar yo no me vacuno, que se vacunen los demás. Es necesario una vacunación masiva y universal para que el virus no siga circulando de manera pandémica».

¿Existe algún grupo de personas para quien no esté recomendada la vacuna bajo ningún concepto?

«No. Ha habido reacciones en personas con alergias severas a quienes se les recomienda una mayor vigilancia en el momento de vacunarse para controlar una posible reacción inmediata. Hay lagunas respecto a cómo responderán determinados grupos de edad o población a las vacunas, porque los ensayos clínicos se realizan en personas sanas con edades comprendidas entre los 15 y los 70 años. En términos de seguridad, los efectos secundarios tienen que ser los mismos, la incógnita es saber si desarrollarán tantos anticuerpos y, por tanto, responderán de manera tan buena a la vacuna como el resto. Los ensayos señalaban que un 95% de las personas vacunadas estaban protegidas contra la enfermedad. No sabemos si este porcentaje se mantendrá en personas con edades inferiores a los 15 y superiores a los 70, eso se irá conociendo a medida que se vayan vacunando. Cualquier fármaco o vacuna de la historia, después de las tres fases de los ensayos clínicos, entra en la llamada FASE IV, un estudio permanente, que se mantiene siempre en marcha y que se realiza una vez que el fármaco o la vacuna se está dando a la población».

¿Puede afectar a las vacunas las mutaciones del virus?

«Ha habido muchas variantes del virus desde que empezó, pero a pesar de esto sigue siendo un virus que muta poco comparado con otros virus que conocemos -explicó Salvador Macip-. Y esto es importante, porque es un virus bastante estable y, en principio, esto nos hace pensar que incluso con estos pequeños cambios la vacuna tendría que seguir funcionando».

¿Una vez vacunados, cuál es el tiempo de inmunidad?

«Uno de los grandes agujeros negros del conocimiento del virus es la inmunidad. La respuesta inmune de este virus es muy heterogénea, de igual manera que la enfermedad también es muy heterogénea. Hay personas que padecen síntomas leves y personas que sufren síntomas extremadamente graves. Con la vacuna es muy posible que pase lo mismo, sabemos que la vacuna proporciona una importante cantidad de anticuerpos, pero no sabemos cuánto tiempo durarán estos anticuerpos en el organismo».

¿Si hemos padecido la enfermedad, tenemos que vacunarnos?

«En estos momentos, la recomendación es que se vacune toda la población, independientemente de que se haya pasado o no la enfermedad, porque la respuesta original al virus no sabemos cómo es de buena. No podemos saber quién de las personas que ha pasado el Covid está protegida y quien no, por tanto, ante esta duda, es mejor que todos sean vacunados. La idea es que la vacuna proporcione una respuesta inmune mucho más fuerte que el virus por si solo y la cantidad de anticuerpos que generas con la vacuna será siempre más elevada. No hay ningún efecto adverso en ponerse la vacuna si has pasado la enfermedad. Es mejor asegurarse de que tienes una buena protección».

¿Una vez que te has vacunado, puedes seguir siendo vector o transmisor de la enfermedad?

Todavía es demasiado pronto para dar una respuesta rigurosa a esta pregunta. La vacuna puede hacer dos cosas evitar la infección (entra el virus en el organismo, pero no se puede reproducir) o evitar la enfermedad (se reproduce el virus en el organismo, pero lo frena y no te llegas a poner enfermo), en este segundo caso seguiríamos fabricando virus y, por tanto, podríamos contagiar. Lo que está claro es que las vacunas frenan la enfermedad y evitan el desarrollo del Covid, pero no sabemos hasta qué punto frenan la multiplicación del virus. Es muy posible que las personas vacunadas no transmitan tanto el virus, si realmente se acaban infectando. Ante está incógnita, pese a estar vacunados, tendremos que seguir aplicando todas las medidas preventivas (mascarilla, limpieza de manos, distancia, etc.) durante meses.

¿Los niños tienen que ser vacunados?

Ha habido mucha confusión respecto a si los niños son transmisores o no del virus. En principio, tenemos que asumir que los niños son también transmisores del virus, aunque probablemente en menor medida que otros grupos de población. Por tanto, los niños también está previsto que se vacunen, si bien, como la mayoría no tiene síntomas graves de la enfermedad, se ha priorizado los grupos de riesgo en la vacunación para evitar que contraigan la enfermedad (personas mayores, personal sanitario, etc.).

¿Las embarazadas podrán vacunarse?

En las pruebas clínicas no se han suministrado vacunas a mujeres embarazadas. En principio, no tendría que haber ningún problema especial, pero se está evitando su vacunación. Hay muy pocos fármacos que se suministren durante el embarazo, por lo que mejor ser prudente y posponer la vacunación a después del parto.

«La vacunación es inevitable, importante y tenemos que conseguir que llegue al mayor número de personas posibles».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres saber más?

Si desea información sobre el grupo La Vostra Llar, rellene el siguiente formulario y daremos respuesta a su consulta en la mayor brevedad posible.